CONVOCATORIAS

—————————————————————————————————————————–

CONVOCATORIA ABIERTA:

NÚMERO 17: ARQUITECTURA ESCOLAR Y EDUCACIÓN

Fecha publicación convocatoria: 6 de diciembre de 2016
Fecha límite recepción artículos:  1 de marzo de 2017
Publicación: noviembre de 2017

————————————————————————————————————————————-

La revista PpA publica una nueva convocatoria para la recepción de artículos. En este caso para el número 17, que llevará por título ARQUITECTURA ESCOLAR Y EDUCACIÓN.

 

———————————————————————————————————————————

ARQUITECTURA ESCOLAR Y EDUCACIÓN

La revisión del patrimonio educativo está de moda, no en vano están aconteciendo los centenarios de relevantes instituciones de enseñanza en Europa y en España. Pero esta serie de aniversarios llegan en un momento poco afortunado, ya que otras prioridades ensombrecen lo que debería ser un formidable contexto para evolucionar sobre la revisión de experiencias exitosas en pedagogía y educación que impulsaron excelentes ensayos de arquitectura escolar propiciando avances. Revistas nacionales e internacionales de educación están abordando esta labor desde el ámbito historiográfico y pedagógico, revisando la evolución y los hitos en la legislación, los programas de enseñanza, los materiales educativos, etc.

Hay algunas contribuciones importantes que tímidamente inciden en la relevancia del papel pedagógico de la arquitectura, pero los investigadores del ámbito de la educación no se ocupan suficientemente de ello y cuando lo hacen, por lo general, se centran en edificios históricos con un tono un tanto romántico, para reivindicar el patrimonio educativo como valor etnográfico. A veces ordenan y transcriben una serie de documentos relativos a la vida de un edificio determinado, o de una serie de edificios en una comarca, sin llegar a considerar que son elementos constituyentes de una red de ordenación territorial y control ideológico y cultural. Otras veces se llega a relacionar la existencia de determinados elementos tipológicos con programas políticos de educación, pero poco se incide en cuánto debe esa innovación a la repercusión de la ley en la formalización de los espacios para la enseñanza, o viceversa, cuánto se debe a la iniciativa innovadora de los arquitectos que arriesgan más allá de lo estrictamente propuesto por las normas y que determinadas propuestas exitosas acaben consolidándose y normalizándose.

Estas visiones desde disciplinas distantes a la arquitectura, contrastan con la apreciación que tenemos los arquitectos que hemos hecho o analizado edificios docentes, apreciando la importancia que una concepción espacial concreta puede alcanzar, al favorecer o impedir la realización de determinadas actividades, permitiendo o imposibilitando el desarrollo de determinados programas educativos y el progreso consecuente. Convendría favorecer un mayor contacto entre pedagogos y arquitectos, artistas y técnicos, para amplificar la capacidad educativa de la arquitectura escolar.

La arquitectura siempre ha tenido un papel decisivo en la educación popular. Hay ejemplos en los que esta cualidad de la arquitectura para educar se ha aprovechado. Podemos observar cuantas ocasiones nos parezcan relevantes; no solo centros docentes y sus diversas tipologías edificatorias correspondientes a los distintos modelos educativos generados a lo largo de la historia, sino todas las implicaciones que la escuela moderna ha tenido como promotora de la arquitectura, o como reflejo de la progresión propia de las teorías arquitectónicas en razón de la evolución cultural.

En un contexto como el actual donde tanto importa la transferencia de la investigación al progreso económico y social, es difícil comprender que se desprecie la evidente capacidad pedagógica de la arquitectura para incidir en la transmisión de valores tan importantes como el uso racional no abusivo del espacio y los recursos, algo que depende mucho de la arquitectura donde se localizan las actividades docentes y formativas.

Sobre este tema de arquitectura escolar, este número busca provocar una reflexión consistente desde y para la actividad del proyecto arquitectónico, tanto en tiempos pretéritos, donde se defendió el papel protagonista de la arquitectura en la educación, como también en la actualidad, donde el protagonismo de la arquitectura queda, en la generalidad de los casos, absolutamente reducido sin ningún sentido.

No buscamos por lo tanto explicar ni la idea ni la pedagogía sin concretar el modelo, sino desgranar el modelo, entender la arquitectura y luego, relacionarlo con las ideas germinales. Se trata de evidenciar la fuerte dosis de coherencia ideológica que hay en los procesos constructivos para la materialización de la arquitectura; es decir, cuando desde la misma génesis del proyecto se llega a una implicación con el detalle tecnológico.

Insistimos en el interés que tiene descubrir propuestas valientes en este sentido y buscar un mensaje completo que integre resultado, forma, aplicación y soporte teórico, explicitando y trasparentando todo el proceso.

Texto: Rosa María Añón Abajas, dra. arquitecta.

——————————————————–

 

Los comentarios están cerrados.